Actividades de SIPAZ (Mayo – Julio 2000)
31/08/2000
Antes de 1994
29/12/2000

SUMARIO: Acciones Recomendadas

Pablo Salazar Mendiguchía, candidato de la Alianza por Chiapas, fue elegido gobernador de Chiapas el 20 de agosto. Salazar ganó con el 51.5% de los votos y Sami David, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), obtuvo el 45.7%. La derrota representó un inesperado revés para el PRI, que ha dominado la política chiapaneca desde hace décadas.

Al igual que muchos líderes opositores en México, Salazar fue militante del PRI durante toda su vida política, ocupando cargos a nivel estatal y federal, hasta que salió del partido en 1999 para liderar la campaña opositora para gobernador. Uno de los factores claves que contribuyeron a esa salida fue el manejo por parte del PRI del conflicto en Chiapas. Como senador del PRI, Salazar fue miembro de la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA), una instancia legislativa de apoyo al proceso de paz en Chiapas. Allí jugó un papel importante en la redacción de la propuesta de ley de esa comisión para implementar los Acuerdos de San Andrés firmados por el gobierno mexicano y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1996. El Presidente Ernesto Zedillo rechazó la propuesta de la COCOPA y presentó una contrapropuesta. Ninguna de las dos fue sometida a votación, y el diálogo permanece suspendido.

Notablemente, Salazar articuló en torno a su candidatura una alianza opositora que incluyó prácticamente a todos los partidos de oposición, en Chiapas.

A partir de una plataforma de cambios, logró convencer a una ciudadanía escéptica de que era posible quebrar la hegemonía del PRI sobre la política de Chiapas. A medida que las encuestas le daban una ventaja considerable, crecía la preocupación de que el PRI, conocido en Chiapas por sus tácticas violentas y su recurso al fraude, simplemente no aceptaría la derrota. Los temores aumentaron al acercarse las elecciones, debido al incremento de las disputas agrarias y las acciones paramilitares en distintas regiones.

Finalmente, a pesar de las denuncias de presiones, intimidación e irregularidades de diverso tipo, la jornada electoral se desarrolló en general de manera pacífica, el escrutinio fue transparente, y el PRI reconoció la voluntad popular. Por su parte, el EZLN mantuvo silencio durante la campaña, y el abstencionismo fue notoriamente mayor en las zonas zapatistas.

A pesar del importante respaldo electoral recibido, Salazar tendrá que gobernar con la mayoría del Congreso estatal y de los ayuntamientos en manos del PRI. Al mismo tiempo, no le será fácil mantener la cohesión entre las diversas fuerzas que lo apoyaron. Y los retos que enfrenta son enormes: superar la pobreza y la marginación, promover el desarrollo económico, controlar la violencia política y reconstruir el tejido social. Por otro lado, su compromiso de gobernar incluyendo a sectores como los indígenas y campesinos, da esperanza en un nuevo tipo de política en Chiapas.

La victoria de la oposición en Chiapas se benefició de la de Vicente Fox en julio. Cuando tome posesión el 1º. de diciembre, Fox será el primer presidente no priísta en 71 años. Ningún partido tendrá una mayoría en las dos cámaras del Congreso. En la nueva Cámara de Diputados, el Partido de Acción Nacional (PAN) tiene 213 bancadas, el PRI 210 y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) 44. En el Senado, el PRI tiene 59, el PAN 46 y el PRD 15.

Uno de los retos más grandes para Fox y Salazar es el conflicto en Chiapas. Fox ha indicado que uno de sus primeros actos como presidente será mandar la propuesta de la COCOPA al Congreso. También ha manifestado su intención de reanudar el diálogo con el EZLN y reducir la presencia masiva del ejército en Chiapas (actualmente, unos 70.000 efectivos – una tercera parte – de las tropas federales). Sin embargo, la aprobación de la propuesta de la COCOPA se verá dificultada en el nuevo Congreso, y Fox no ha dejado en claro si hará el esfuerzo necesario para lograr un resultado favorable. En cuanto a la presencia militar en Chiapas, se trata de un asunto muy polémico. A Fox le gustaría condicionar el retiro del ejército a que los zapatistas regresen a la mesa de diálogo. Por su parte, el EZLN no ha respondido a las ofertas del equipo de Fox, pero en el pasado señaló pre condiciones para reiniciar el diálogo que se basan en su falta de confianza en el proceso de paz (acuerdos sin cumplimiento) y en la necesidad urgente de poner fin al hostigamiento hacia las comunidades indígenas (presencia militar).

El nuevo gobernador, aunque no podrá ordenar el retiro del ejército ni resolver el conflicto con el EZLN, puede contribuir a generar la confianza y mejorar las condiciones necesarias para un verdadero diálogo.

La detención con cargos federales el 28 de octubre de 11 miembros de presuntos grupos paramilitares en la zona Norte de Chiapas, puede indicar limitaciones en la impunidad que estos grupos han gozado. Sin embargo, el hecho de que altas autoridades estatales (de la administración priísta saliente) están acudiendo a su defensa solo hace hincapié a las limitaciones persistentes en el estado de derecho.

Mientras tanto, la más reciente de una serie de investigaciones de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en México, evidenció el alto grado de preocupación internacional sobre esa región. En agosto, Erica Irene Daes, Presidenta del Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la ONU, informó a la Sub-comisión de Derechos Humanos sobre la visita realizada en abril 2000. El informe observó que la militarización de las comunidades indígenas y el creciente uso del ejército en operaciones policiales aumenta el ambiente de miedo y de violación a los derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida, a la integridad física y a la protección contra la detención arbitraria.

ACCIONES RECOMENDADAS

  • Felicitar al Presidente electo Vicente Fox por su victoria y su intención anunciada de presentar al Congreso de la Unión la propuesta de la COCOPA para implementar los Acuerdos de San Andrés y de reanudar el diálogo con el EZLN.
  • Observando la falta de consenso en el Congreso sobre el proyecto de la COCOPA, exhortar a Fox a hacer los esfuerzos necesarios para asegurar la aprobación de una legislación consistente con el texto y el espíritu de los Acuerdos de San Andrés.
  • Considerando que la presencia masiva del ejército ocasiona tensiones explosivas en las comunidades indígenas, abogar para que el presidente electo -al asumir- retire de inmediato un número significativo de campamentos militares de las zonas donde su presencia está provocando mayor tensión. Hacer notar que esta acción no solo serviría para reducir las tensiones sino también como una medida para generar la confianza que mejoraría las condiciones para la reanudación del proceso de paz.
  • Difundir mayor información -como este informe- sobre la situación que prevalece en Chiapas.

FAVOR ESCRIBIR A:

(hasta el 1º. de diciembre)
Lic. Vicente Fox
Reforma 525, Colonia Lomas de Chapultepec
Código postal 11000 México DF, México
Fax: (int-52)(5)520 7125

(después del 1º. de diciembre)
Lic. Vicente Fox
Presidente de la República
Palacio Nacional
06067 México, DF, México
Fax (int-52)(5)515 4783