DS 6 – Recursos naturales: un estado rico con una población mayoritariamente pobre
28/03/2012
MILITARIZACIóN
28/03/2012

MIGRACIÓN

Desde hace décadas y cada día, el estado de Chiapas sirve como salida, escala, retorno o destino final de centenares de migrantes. Al ser frontera sur de México, los emigrantes centroamericanos entran y pasan por el estado en búsqueda de una vida mejor hacia los Estados Unidos. Muchos de ellos son captados ahí por las autoridades mexicanas y son obligados a retornar a sus países. Otros logran avanzar más hacia el Norte. Al final, una pequeña parte logrará cruzar la frontera con los Estados Unidos, confrontándose con realidades muy distintas al “sueño americano” que les trajo hasta este país.

La migración de chiapanecas y chiapanecos hacia otros estados de la República o hacia Estados Unidos a cambio es un fenómeno relativamente nuevo. A partir de los años 30 y por varias décadas, la Selva Lacandona sirvió como “válvula de escape” para la tensión social creada por la falta de tierra. Las políticas neoliberales impulsadas a partir del año 1982 con el gobierno de Miguel de la Madrid limitaron fuertemente las políticas de protección al campo mexicano. Más tarde las consecuencias del TLCAN, en vigor desde 1994, y más aún la implementación de su clausula agropecuaria en 2004 (eliminado los aranceles sobre los granos básicos) debilitaron la soberanía alimentaria en las zonas rurales y dejaron sin salida comercial a varios productos del campo. En un estado donde predomina el sector primario, esta situación empezó a obligar a miles de chiapanecos a abandonar sus comunidades y sus tierras en búsqueda de una salida económica.

Migración interna

En el 2005 salieron de Chiapas 89.762 personas para vivir en otra entidad. Fuente: INEGI 2010. Se fueron principalmente a trabajar en centros turísticos de baja California, Yucatán o Quintana Roo (en la construcción o en hostelería), a la Ciudad de México o, especialmente desde la zona Norte de Chiapas, al estado vecino de Tabasco, más industrializado. Muchas veces van a alcanzar a otras personas del mismo lugar de origen que ya están trabajando en otro lado y que les facilitan la entrada a una nueva realidad.

Migración hacia los Estados Unidos de América

Según el censo del INEGI en 2010, 0,5% de los residentes de Chiapas vivían en EUA , lo que representa el 27° lugar a nivel nacional. Después de un crecimiento exponencial a principios de la década, las cifras han ido bajando en buena medida por la crisis económica en EEUU y sus políticas migratorias.

Consecuencias en las comunidades indígenas

En lo económico…

Según datos proporcionados por El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), se han recibido de enero a junio de 2011, 299 millones de dólares de remesas de los chiapanecos en los EUA. Aunque en un primer momento las remesas constituyen una ayuda y un alivio para las familias que se quedan en el lugar de origen, no son una fuente de ingreso seguro, no erradican la pobreza ni contribuyen al desarrollo social. Otra consecuencia es que en pueblos donde todos antes tenían un nivel de vida similar, quienes reciben remesas tienen de pronto los recursos para cambiar su casa, comprar un carro u otros productos “de lujo”. Esta escalada en el consumo anima a migrar a personas cada vez más jóvenes.

En lo social…

En Chiapas, el 83,11% de los emigrantes son hombres y el 16.89% mujeres. La proporción de mujeres que son jefas de familia sigue aumentando, pasando de 16,56% en 2000 a 20,18 en 2010

Fuente: INEGI 2010

Los migrantes son en su gran mayoría hombres de 15 a 40 años. Dejan detrás de sí pueblos “fantasma” donde quedan solamente niños, mujeres y ancianos. Algunas recibían todavía dinero de sus esposos, pero otras no, al haber formado sus esposos una nueva familia allá. La migración suele conllevar la desintegración de la familia. En ocasiones, aunque no siempre, ha permitido una mayor participación de las mujeres en los sistemas de gobierno comunitario. También tiene consecuencias en la organización comunitaria. Existen comunidades indígenas, con mayor organización, donde se tiene claro que los migrantes retornados tienen que reintegrarse en la comunidad y se les ofrecen cargos para que no olviden cómo trabajar en colectivo. No todos aceptan.

En lo cultural…

Se observan cambios en la ropa, el lenguaje, la comida, el uso de drogas o el crecimiento (más que todo en el sur del estado) de las ‘maras‘ (pandillas). En las zonas rurales, crece la inconformidad sobre la vida en la comunidad.

Migrantes en tránsito

Con 9,3 millones de migrantes el corredor de migración entre México y Estados Unidos es el más importante del mundo. La Secretaría para el Desarrollo de la Frontera Sur y Enlace para la Cooperación Internacional informó en diciembre de 2011 que entre 40.000 y 60.000 inmigrantes cruzan anualmente el estado de Chiapas, principalmente en la zona Costa y Soconusco. La situación de extrema vulnerabilidad en la que se encuentran los migrantes y las violencias que enfrentan en su camino hacía estados Unidos, hacen que, refiriéndose a su situación, se habla hoy en día de una tragedia humanitaria. En su informe sobre la migración, la organización Amnistía Internacional, hablando de los migrantes, señala que: “Su viaje es uno de los más peligrosos del mundo. Los migrantes sufren extorsiones, discriminación, palizas, violencia sexual, secuestro y homicidio a manos de bandas criminales. Muchos de los casos expuestos destacan la implicación en cierto grado de funcionarios públicos en varios abusos contra los migrantes”

Un informe especial de la CNDH sobre los secuestros de migrantes documenta la alarmante cantidad de secuestros de migrantes por parte de bandas delictivas, y los abusos relacionados con ellos. Según el informe la mayoría de los secuestros y de los abusos más graves tienen lugar en los estados por los que pasan los trenes de carga de las principales rutas utilizadas por los migrantes como Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas. Hay que recordar que debido a su situación ilegal y a la complicidad de autoridades públicas en las violaciones de derechos de los migrantes, el número de denuncias está muy por debajo del numero real de violaciones.

Fuentes: Informe Amnistía internacional. “Víctimas Invisibles. Migrantes en Movimiento en México.” 2010. Informe especial sobre secuestros de migrantes en Mexico,CNDH, 2011.