Actividades de SIPAZ (Mayo – Julio 1999)
31/08/1999
Raices indigenas
03/01/2000

ACTUALIDAD II: Premio Nobel de la Paz visita Chiapas

Del 9 al 12 de septiembre de 1999, la premio Nobel de la Paz de Irlanda del Norte (1977), Mairead Maguire, visitó Chiapas. Fue invitada por SIPAZ, después de que participó en la celebración del 30º. Aniversario de la Universidad de Monterrey.

En San Cristóbal, Maguire habló con representantes de varias organizaciones y viajó a Acteal el día 12 para orar con Las Abejas y escuchar sus experiencias. Durante su conferencia de prensa, la premio Nobel de la Paz compartió las siguientes palabras:

“[…]Con mi visita a […] Chiapas, quisiera enfatizar que no vengo a dar lecciones o soluciones, sino más bien, humildemente a escuchar, aprender y compartir. Aunque entiendo la preocupación mexicana en cuanto a la presencia internacional en general, y en cuanto a temas que tienen que ver con derechos humanos y desarrollo social en particular, para mí, en los encuentros internacionales, no se trata de imponer estrategias o quitarle a la gente la posibilidad de solucionar sus propios problemas. Se trata más bien de animarnos los unos a los otros, de demostrar solidaridad, de descubrir juntos nuevas y creativas formas de resistencia pacífica.

Mirando alrededor, hablando con la gente, he podido darme cuenta de que hay muchos mexicanos dedicados, valientes y con muchas habilidades, gente trabajando con todo su corazón para mejorar sus vidas y la de sus seres queridos (familia, comunidad étnica o la sociedad en su conjunto). Me siento muy privilegiada de haber tenido la oportunidad de conocer a esta gente y de aprender más de ella.

[…]En mi país, hemos visto y vivido muchos planes para la paz. Hace dos años, se firmaron los Acuerdos de Viernes Santo. […]Pero los muros […], no han desaparecido todavía. Se quitaron los alambres de púas y, en lugar de ellos, se pusieron flores y plantas cerca de dichos muros. Creo que hacer aparecer los muros naturales, como parte del ambiente, podría ser hasta peor. Así no debería de ser. Pienso sinceramente que el muro más difícil de destruir es el que tenemos en nuestra mente: el muro del miedo, el muro de la desconfianza.

Algunas partes de los Acuerdos de Viernes Santo ya se están implementando en Irlanda; otras todavía no. Creo que una parte depende de nuestros políticos y representantes involucrados; por una parte de su sinceridad y humildad, y por la otra, de su voluntad en superar la desconfianza mutua que se remonta a muchos años atrás. También necesitamos empezar a dejar de lado todas las armas para poder construir nuevamente la confianza. Finalmente depende de la gente, de su presencia, de su presión, de la transformación de sus corazones y de su determinación para que eso salga adelante, para hacerlo funcionar todos juntos. También en Chiapas el reto principal es de construir y fortalecer los procesos de reconciliación a todos los niveles de la sociedad.

[..]Desde lo más profundo de mi ser, estoy convencida de que la injusticia, el dolor, el sufrimiento y la ira no deben permanecer. Si juntamos las fuerzas y energías de toda la gente que se pueda desde distintos lugares del mundo, creo con pasión que podemos lograr un cambio. Dejo México con mucho optimismo, gratitud y esperanza para el futuro tanto de este país como de Irlanda del Norte.”